Madera y salud humana

Madera y salud humana

Madera y salud humana

Un estudio reciente de la Universidad de Columbia Británica y FPInnovations determina que existe una relación entre la madera y la salud humana. Este estudio demuestra que la presencia de superficies de madera en un habitación hizo disminuir la actividad del sistema nervioso simpático, responsable de las respuestas al estrés en las personas.
Desde el punto de vista científico ya se ha demostrado que el contacto con la naturaleza reduce en los humanos la presión sanguínea, el ritmo cardíaco y la agresividad, a su vez, aumenta la capacidad de concentración, de centrar la atención y realización de tareas creativas. De hecho, un estudio realizado sobre pacientes en recuperación de una operación abdominal, demuestra que los pacientes con vistas a la naturaleza tenían recuperaciones más rápidas y que requerían menos analgésicos.
En el estudio se crearon diferentes entornos de oficina para estudiar los efectos de materiales naturales en el sistema nervioso. Se dispusieron muebles idénticos, en una oficina de color blanco y otra oficina con muebles acabados en madera. Durante las pruebas, se dijo a las personas que iban a participar en el desempeño de una tarea, no se les informó la finalidad real del estudio de análisis de los efectos de los materiales. Durante el experimento se medía el ritmo cardíaco y la conductancia de la piel de las personas que hacían la prueba.
Como resultado, se vio que el estrés según la activación del sistema nervioso simpático fue menor en las personas que se encontraban en la habitación con madera durante todas las fases del estudio. Las personas en la habitación con madera tenían menos pensamientos estresantes o alarmantes.
Al margen del estudio, sabemos que la madera, al ser un material natural y por su propia composición y origen aporta beneficios a la salud mental y física. La madera aporta bienestar, por su aspecto estético, su tacto agradable, su baja conductividad térmica y su capacidad para regular la humedad que hace más agradables los climas interiores, aumentando el confort.
También existen terapias con madera como la maderoterapia, de la que hablaremos en otro artículo.
Por último recordar que la madera es un gran regulador natural de la temperatura y de la humedad, así como un gran aislante térmico, lo que proporciona grandes beneficios a los usuarios de viviendas u oficinas con este material.
Por todo esto, se puede decir que el uso de la madera crea un entorno más sano para la salud.
No hay comentarios

Escribe un comentario...